El giro de la Argentina hacia China, ¿necesidad coyuntural o estrategia?

por  Esteban Actis y Nicolás Creus

La no resolución de las “cuestiones pendientes” del default y la complejidad que ha caracterizado a la relación entre la Argentina y el sistema financiero internacional en los últimos años, tuvieron como consecuencia directa la (auto) marginación del país del acceso al crédito internacional.

Frente a esta realidad y en un contexto doméstico como el que se configuró en los últimos años, donde los dólares provenientes del complejo sojero exportador comenzaron a revelarse insuficientes para financiar el normal funcionamiento de la economía, al tiempo que aumentaron las presiones cambiarias e inflacionarias y en consecuencia se redujeron sustancialmente las reservas internacionales, se presentaron inevitablemente dos alternativas para asegurar la transición: resolver el frente externo o encontrar fuentes alternativas de divisas que permitan suplir la falta de dólares.

Ante el costo político que entrañaba la primera alternativa y en un contexto restrictivo para la emisión de deuda luego del fallo de la justicia de los Estados Unidos en junio de 2014 en favor de los holdouts (la reciente emisión del Bonar 24 es una señal alentadora para volver a captar financiamiento privado aunque el costo financiero sigue siendo elevado en términos comparativos), la elección del gobierno argentino privilegió la segunda.

Esta urgencia financiera combinada con el deterioro relativo del liderazgo de Brasil en la región (menor propensión a ofrecer bienes públicos), condujo a la Argentina a replantear su esquema de alianzas, redireccionando paulatinamente su orientación hacia el continente asiático, puntualmente hacia China.

Cabe destacar que en los últimos años, China parece decidida a tener una mayor influencia internacional jugando su rol como gran acreedor del resto del mundo (US$ 3,5 trillones en reservas internacionales), incluso en zonas tradicionalmente bajo influencia norteamericana como es el caso de América latina.

En este marco, la Argentina comenzó a ensayar lo que podríamos definir como un “giro hacia China”, cuyos ejemplos más significativos han sido: la adjudicación de grandes obras de infraestructura a empresas chinas; la firma de un convenio bilateral de cooperación que da privilegios económicos al capital chino; y la firma de un swap de monedas que brindó un importante aire financiero en un contexto de necesidad.

No obstante, resulta llamativa la inacción de la Argentina en torno del lanzamiento propiciado desde Pekín en 2014 del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (AIIB).

La diplomacia china hizo invitaciones especiales para unirse al nuevo Banco y la entidad estuvo abierta a la participación de todos los países que quisieran presentar su candidatura como miembros fundadores, plazo que finalizó el 31 de marzo. Luego de que hasta el propio Reino Unido aceptará participar a mediados de marzo -a pesar de los reparos de Washington-, muchas naciones decidieron presentar la solicitud: Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Austria, Corea del Sur, Australia, Holanda, Brasil, Noruega, Rusia y Dinamarca, entre otros. El 15 de abril el gobierno chino decidió la conformación definitiva de los miembros: 57 naciones son “fundadoras” de la nueva institución.

Dados los movimientos previos de la diplomacia argentina en pos de fortalecer el vínculo con China -principalmente en la dimensión económico-financiera-, era de esperarse una firme voluntad por parte de nuestro país de aspirar a lograr un lugar de privilegio en los nuevos y dinámicos espacios multilaterales que se están gestando en torno al gigante asiático.

Hasta el momento no ha habido ninguna declaración del Gobierno en relación al AIIB, cuyos beneficios obviamente solo se podrán ver en algunos años.

De este modo, lo que parece traslucir detrás de esta particularidad, es que el ajuste en las alianzas internacionales de la Argentina es más bien el producto de urgencias coyunturales -ligadas a la no resolución del frente externo- y no el resultado de una (re) planificación estratégica en torno de la inserción del país en el mundo.

Publicado em 05 de maio de 2015 no La Nación (http://www.lanacion.com.ar/1789917-el-giro-de-la-argentina-hacia-china-necesidad-coyuntural-o-estrategia). Reproduzido com a autorização dos autores.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s